¿ES LA BASURA EL ALIMENTO DE LOS INTENDENTES?

Un buen manejo de la basura trae beneficios al medio ambiente. El mal manejo trae beneficios a los intendentes. Muchos. ¿Cómo vamos a pedir un buen manejo a las municipalidades?. Insisto, es el sistema perverso. La Ley 3956 de Gestión Integral de Residuos Sólidos en Paraguay es de 2009 y sigue sin aprobarse su decreto reglamentador. ¿Porqué? Está claro que no hay ningún intendente que le interese. Ni a ningún candidato a la intendencia. Los maletines de las concesionarias son la caja negra de las intendencias.

El sistema incita a tirar las basuras a los arroyos en lugar de entregarlas a la concesionaria de basuras. Tirar los deshechos a la basura implica pagar todos los meses a la concesionaria de la retirada de basuras. Si el pago se realizara a la municipalidad como impuesto, por el hecho de tener la residencia en el Municipio, y gravando, no la retirada de la basura, sino el hecho de producirla, la gente pagaría igual si tirara la basura al arroyo como si la depositara a la concesionaria, y por lo tanto no tendría un ahorro ser un guarro y destrozar el medio ambiente.

 

La concesión de la gestión integral de residuos a una empresa privada es ilegal, según la ley 3956, en su artículo 9, apartado a): «prestar de manera eficiente, en forma directa o a través de terceros, los servicios comprendidos dentro de cada una de las etapas de gestión integral de los residuos sólidos».

 

Este artículo permite prestar a través de terceros los servicios comprendidos en la gestión integral. Pero no la gestión integral, que es responsabilidad directa de las municipalidades. Y uno de los servicios que no se pueden tercerizar es la facturación y cobro, ya que el apartado e) de este mismo artículo dice: «aprobar las tarifas de las tasas por la prestación del servicio, calculado sobre la base de sus costos reales, mediante instrumento jurídico autorizado por el órgano competente y según las normas y procedimientos que al efecto se establezcan».

 

Los trabajos prestados por las empresas adjudicatarias, no son servicios facturables al contribuyente sino servicios prestados bajo responsabilidad municipal y por los que la municipalidad debe cobrar una tasa. La tasa es municipal y no puede ser cobrada por la empresa concesionaria al contribuyente, sino cobrada por la municipalidad y la municipalidad pagará a la concesionaria los importes acordados en la adjudicación.

 

Por otra parte la tasa a cobrar incluye todos los servicios comprendidos dentro de cada una de las etapas de gestión integral de los residuos sólidos, mientras que la privatización de algún servicio no implica la privatización de la totalidad.

 

Si una municipalidad decidiera privatizar a una empresa la recolección de basura orgánica, a otra la recolección de reciclables, a otra la de vidrio y una cuarta el cartón y papel, no sería lógico que cada una de estas empresas tuviera que emitir una factura a cada uno de las viviendas, sino que el funcionamiento, tal como lo plantea la ley es que la municipalidad imponga una tasa por vivienda, y con el dinero recaudado pague a cada una de las empresas por el importe de cada servicio prestado, o recuperar el coste de los servicios prestados directamente por la municipalidad.

 

Cualquier otra forma de organización de la recolección de residuos y limpieza urbana, que no siga este esquema financiero cerrará las puertas a un desarrollo eficiente y sostenible de la gestión integral de residuos sólidos en Paraguay

 

 

Facebook Comments

Esta entrada fue publicada en Mis Opiniones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *