COMO EVITAR PERECER BAJO LA BASURA

bolsas de basura

Es muy habitual leer artículos de prensa tratando de encontrar la solución a los residuos sólidos urbanos mediante la aplicación de la regla de las “3 R”. Evidentemente es uno de los principios fundamentales en la solución de los RSU (Residuos Sólidos Urbanos), pero hay que darle su auténtico valor y posicionar su modo de aplicación, ya que esta regla de las “3 R” no es muy aplicable a nivel ciudadano, sino a nivel de empresas de producción y a nivel estatal.

REUTILIZAR: Cuando hablamos de reutilizar, es decir, volver a usar un objeto para la misma utilidad que fue diseñado, con mínimos tratamientos de adaptación (lavado, desinfectado, pintura, etc.,) eso se hace necesariamente dentro de un proceso productivo, ajeno a las posibilidades del usuario que se limita a entregar el artículo usado, y desaparece del proceso. Por ejemplo, las botellas retornables existen porque un fabricante de bebida decide que ese es su sistema productivo, y monta un sistema de recogida de botellas vacías para su reutilización. Pero el usuario no puede reutilizar de forma económicamente significativa. Yo puedo convertir mis cuatro neumáticos viejos en cuatro macetas preciosas en mi jardín, o columpios, pero cuando el problema son 300.000 toneladas de neumáticos, está claro que la solución no es a nivel individual con macetas y columpios.

 

RECICLAR: En este caso se utiliza el reciclado que consiste en procesar el objeto usado para extraer de él las materias primas que lo componen, y devolver al mercado este valor como materias primas para producir cualquier otro tipo de artículo, no necesariamente el desechado.

Pero para eso, es necesario que existan en el país las empresas procesadoras capaces de procesar los artículos a reciclar. Hay reciclados simples, de baja tecnología, como el vidrio, el papel, el cartón y el plástico que son los reciclados habitualmente en Paraguay.

Pero el sistema tiene importantes carencias que hacen que no existan las empresas recicladoras de productos más complejos. Por ejemplo los neumáticos, los tetrabrics, las pilas (tanto alcalinas como de metales pesados), baterías, equipos ofimáticos, telefonía móvil, aire acondicionado, aceites usados, medicamentos y los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (Ejemplo escandaloso el depósito en condiciones deplorables de miles de transformadores de la ANDE en sus instalaciones de San Lorenzo, que ocasionaron aquél incendio que en un país serio hubiera llevado a la cúpula directiva de la compañía a la cárcel por delito ecológico).

 

ACTUACIONES A REALIZAR POR EL GENERADOR DOMESTICO

No podemos llevar a la mente del consumidor la idea del reciclado y la angustia de contemplar la incapacidad de reciclar por falta de medios propios del sistema macroeconómico. Hemos de ser claros y decir que, a nivel individual solamente podemos hacer algunas aplicaciones de artículos viejos para alguna necesidad doméstica, y facilitar la logística de los recicladores, disponiendo nuestros residuos de forma diferenciada para que los recicladores tengan más facilidad para cumplir su labor y no extiendan la basura por el suelo. Esta logística con recicladores “a domicilio” reduce efectivamente la cantidad de residuos a retirar por los camiones de basura y a depositar al vertedero.

Esta actitud tiene repercusiones económicas, que también escapan al control del usuario:

1.-El enfado de los recicladores “de vertedero” que se enojan cuando los camiones de basura llegan sin productos reciclables,

2.-Que el beneficio económico de esta actitud de reducción en origen no repercute en la municipalidad ni en el usuario, sino en la empresa concesionaria (quizás también en los maletines) a intendentes y Junta Municipal,

3.- El problema de las botellas de vidrio, que al tener un peso muy elevado en función de lo que pagan por ellas, no son muy apreciadas por los recicladores.

 

¿CUAL ES LA SOLUCIÓN A LA GESTIÓN DE RSU EN PARAGUAY?

La Gestión de los Residuos Sólidos Urbanos en Paraguay está regulada por la ley 3956 del año 2009. Es una ley, como todas las leyes de contenido técnico que salen del parlamento, con muchos errores conceptuales, normas inaplicables y mala organización de las competencias y supervisión. El artículo 7 encarga a la SEAM que dicte el Decreto que reglamente la Ley y en el artículo 8 la elaboración de un Plan Nacional para la Gestión Integral de los Residuos Sólidos, A pesar del tiempo transcurrido, casi ocho años, ni el Decreto Reglamentario ni el Plan han sido elaborados.

Y eso que en el año 2012, la Comisión Técnica de Contaminación Ambiental, hizo entrega a la Secretaría Permanente del CONAM la propuesta de reglamentación de la Ley 3956/09 redactada en un proceso definido como “muy participativo” por los miembros de la Comisión. Esta reglamentación está “cajoneada” desde entonces.

Sin estas herramientas, y con un incumplimiento generalizado de la Ley de RSU, las actuaciones de los ciudadanos son bienintencionadas, tratando de imitar lo que se lee de otros países, y en una actitud positiva por parte de la gente comprometida. Pero no hay herramientas que impida a la guarra del video viral tirar la basura a los raudales, ni hay una planificación estatal del manejo y disposición final de los RSU, que la Ley, en un flagrante error asigna a las municipalidades: “Es competencia de los municipios, la protección del ambiente y la cooperación con el saneamiento ambiental, especialmente en lo referente al servicio de aseo urbano y domiciliario, comprendidas todas las fases de gestión integral de los residuos sólidos”.

Evidentemente, la disposición final de los residuos tiene una complejidad y un efecto volumen, que obliga a que la disposición final de los RSU no pueda ser competencia de las municipalidades, sino del estado y las gobernaciones. Pero este análisis de organización territorial de las competencias en la Gestión Integral de Residuos en Paraguay, será objeto de otro analisis.

Facebook Comments

Esta entrada fue publicada en Plan Gestión Integral RSU y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *